Una gran historia

¿Quienes somos?

Colonizadora San Agustín S.A.E.C.A., desde 1978 opera en el rubro de compra y venta de lotes urbanos y rurales. En este periodo vendió más de 78.000 hectáreas a productores agropecuarios. Es parte de un grupo de empresas de la familia Battilana Peña, con más de 50 años de experiencia en el rubro del agronegocio, incluyendo producción agropecuaria, operación de silos, acopio de granos, financiación de insumos y maquinarias.

Posee la estructura de recursos humanos y tecnológicos necesaria, como agrimensores, abogados, software de Sistema de Información Geográficos, etc. para garantizar que la propiedad tenga toda la documentación legal necesaria y que atienda los requerimientos de suelo, clima y logística para la actividad deseada. CSA tiene un portafolio de propiedades disponibles en venta.

Más de 37 años de experiencia

Nuestra historia

Todo empezó en 1972, cuando Manuel Battilana fue a Londres captar 5 millones de dólares (hoy equivalentes a aproximadamente 30 millones, dependiendo del criterio utilizado). El proyecto para la época era osado. Comprar 270.000 hectáreas de tierras en la frontera de los departamentos de Caazapá y Guairá para su explotación de forma sustentable y ecológica.

El proyecto supero las expectativas. Estas tierras se transformaron en lo que es hoy un modelo exitoso del agronegocio paraguayo, con miles de propietarios, produciendo soja, trigo, maíz, canola, girasol algodón y mandioca. De ahí nacieron 2 empresas del grupo familiar: Colonizadora San Agustín y Tupa Rendá (esta última adquirida en 2007 por un fondo de inversiones de Estados Unidos).

Los compradores fueron tanto grandes empresas como Agropecuaria Golondrina del grupo portugués Espíritu Santo (con 30.000 hectáreas), como a pequeños colonos con un promedio de 20 hectáreas, estos con todas las facilidades de pago en cuotas y precios accesibles.

Desde entonces ya había una preocupación con la Acción Social. Se creó una reserva ecológica, el Parque Nacional Caaguazú y áreas indígenas, de las etnias Guayaki, Mbyá y otras, fueron preservadas.